Tuixent – La Vansa: de la Trementina al esquí de fondo